Qué es y cómo funciona una impresora 3D

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Vamos a aprender qué es y cómo funciona una impresora 3D, una de las herramientas tecnológicas más destacadas de los últimos años, ya que nos ofrecen la posibilidad de crear nuestras propias figuras en tres dimensiones de una forma muy sencilla y económica, a partir de un modelo que hayamos creado en el ordenador.

Qué es una impresora 3D y para qué sirve

Las impresoras 3D han pasado a convertirse en un artículo casi imprescindible tanto para particulares como para empresas y estudiantes pero, ¿qué es exactamente una impresora 3D y cuál es su verdadera utilidad?

Una impresora 3D es un dispositivo a través del cual vamos a conseguir convertir un proyecto digitalizado en un artículo sólido tridimensional.

Podremos utilizar diferentes materiales en base a nuestras necesidades, destacando PLA para aquellos trabajos en los que necesitamos un mayor nivel de detalle, ABS para aumentar la resistencia, materiales flexibles para una buena resistencia y flexibilidad, o PETG si buscamos una alternativa bien equilibrada en cuanto a flexibilidad, resistencia y detalle.

Hablamos de un nuevo sistema para la construcción de todo tipo de objetos en 3D, el cual nos ofrece un ahorro muy sustancial de material con respecto a métodos tradicionales, lo que a su vez también reduce el impacto medioambiental de la producción.

Ahora que entendemos mejor lo que es y para qué sirve una impresora 3D, es el momento de explicaros su funcionamiento.

Para poder dar lugar a la creación de figuras, tenemos que conocer el modo en que se lleva a cabo la impresión 3D.

En primer lugar vamos a necesitar un diseño de la figura a imprimir, el cual deberá haber sido realizado con alguno de los software específicos para modelado 3D que permiten su utilización con este tipo de impresora.

A través de este archivo se pasará toda la información necesaria relacionada con el proceso de impresión 3D, es decir, las coordenadas, características y disposición de cada uno de los elementos de la pieza final.

La impresora 3D trabaja a capas, es decir, no conforma una figura a la que después se le atribuye una forma, sino que el cabezal se encargará de ir disponiendo cada capa en base a la información obtenida del archivo con el modelo 3D.

De esta manera, aplicará filamento tan sólo en las coordenadas exactas, dando lugar a una disposición de capas que permitirán crear la figura final respetando todas y cada una de las características del diseño original.

Estas capas se irán solidificando y darán lugar a la pieza completa, es decir, totalmente terminada, sin la necesidad de que realicemos trabajos posteriores de recorte.

Gracias a ello, tan sólo se gasta el material necesario para cada pieza, evitando desperdiciar así los restos que se producen mediante sistemas tradicionales.

Además, en todo momento tendremos la total garantía de que la pieza será exactamente tal y como hemos indicado en el diseño original, pero es importante tener en cuenta que, para llevar a cabo la impresión, debemos tener una experiencia y conocimientos adecuados, ya que de esto va a depender que finalmente logremos un artículo con la calidad deseada.

Tal y como hemos visto en el apartado anterior, también vamos a poder elegir entre diferentes materiales, teniendo cada uno de ellos unas características diferentes que nos permitirán desarrollar la pieza en base a las necesidades físicas en cuanto a su uso.

De igual manera, se pueden diseñar diferentes piezas que posteriormente serán ensambladas una vez que hayan sido creadas por separado, lo que significa que tenemos en nuestras manos la posibilidad de crear cualquier tipo de artículo que podamos imaginar y con las dimensiones necesarias, garantizando de este modo al máximo la personalización en la impresión 3D.

Ahora que ya sabemos cómo funciona una impresora 3D, es el momento de plantearnos dos alternativas que son, por una parte, adquirir una de estas impresoras para nuestro hogar u oficina, o si no nos interesa realizar una inversión en estos momentos, puede ser interesante contratar los servicios online de impresión 3D con lo que ahorraremos tiempo, dinero y esfuerzo.

Impresión 3D ONLINE